Buscar
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Buscar
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Especial Fin de Año 2020

Escuchar
nochevieja

El pasado 5 de abril arrancaba una nueva aventura musical llamada JUKEBOX. 37 programas más tarde, aquí seguimos. Dispuestos a compartir un buen menú musical contigo. Y con cada vez más oyentes que conectan con nosotros.

Lo que empezó siendo un encuentro con amigos y familiares, cada vez se abre más a oyentes que no conocemos personalmente. Pero que disfrutan de este viaje musical, como disfrutamos nosotros preparándolo cada semana.

La música nos envuelve, nos acompaña, nos cura, nos anima… y, desde luego, que es una medicina que nos ha ayudado mucho en este año que nunca podremos olvidar.

Para despedir 2020 se nos ha ocurrido que podíamos hacer un resumen musical de JUKEBOX. Pero con un criterio especial. Cada uno de nosotros (ABRAHAM, JUAN y yo) hemos elegido una canción puesta a lo largo del año por cada uno de nosotros.

Es decir, ABRAHAM ha seleccionado una canción de entre todas las que ha puesto JUAN y también de entre todas las que he pinchado yo en estos 37 programas. Y la selección la ha completado con una de sus propias canciones.

Ese mismo proceso lo ha hecho también JUAN. Y lo he hecho yo.

De esta forma, el menú musical de hoy son 9 canciones muy especiales. Seleccionadas una a una. Y por motivos diferentes que iremos compartiendo a lo largo del programa.

Así que empecemos el banquete. Dejemos que sea ABRAHAM quien nos explique qué canción ha elegido de JUAN y por qué motivo…

Billy Joel – New York State of Mind

Gracias maese Readman. Hey cats, cómo va la vida en vuestros callejones. Me ha resultado una tarea imposible elegir una de entre todas las canciones del espantador de leones. Por eso, he elegido aquella que las contiene todas de alguna manera. Cuando empieza a sonar, mis orejas y yo mismo empezamos a aterrizar suavemente en un estado mental que de alguna manera es como volver a casa. Pero una casa que es un océano. Una casa que es un viaje sereno pero emocionante, tranquilo pero lejano. Café, conversación, pensamientos libres que se enredan de una forma sencilla y sabia, y que te hacen medir la vida por momentos felices, te hacen mirar los detalles y comprobar que ellos te miran a ti. Cuando esta melodía suena, mi cabeza empieza a imaginar y empiezan a parpadear ilusiones como destellos, estrellas, como volutas de humo. ¿Qué va a suceder? ¿A dónde me va a llevar este costurero de pensamientos con su aguja desmedidamente hábil y certera? Y es que la voz de Juan es como su fotografía, te lleva lejos, lejísimos, sin que sientas ningún esfuerzo aparente. Supongo que ya no lo hará, pero Juan era un bellísimo fumador cuando éramos jóvenes, y cuando escucho puedo verle de nuevo fumar y mirar la ventana, veo sus ojos brillando y casi puedo sentir cómo se deslizan sus recuerdos y pensamientos en ese destello.  Su primera canción fue Julian Baker con Something. Después de anunciarnos  una hermosa despedida de aquellas que habías visto venir desde hace tiempo, y regalarnos unos cuantos versos de la canción traducida, nos prometió su juramento de llevarnos a esos lugares poco transitados que las placas oceánicas del mainstream han dejado sumergidas o algo así que se marcó el muy hijo de perra poético.  Y así ha sido desde entonces. No ha habido ni un solo programa en donde yo no haya descubierto un nuevo pensamiento con el espantador de leones, y aún más. Ha sido capaz de recuperar en mí, pensamientos olvidados, momentos orillados que sin saberlo necesitaba recuperar a toda costa.

A algunas personas les gusta escapar
Some folks like to get away

Tómate unas vacaciones del barrio
Take a holiday from the neighbourhood

Toma un vuelo a Miami Beach
Hop a flight to Miami Beach

O a Hollywood
Or to Hollywood

Pero estoy tomando un galgo
But I’m taking a Greyhound

En la línea del río Hudson
On the Hudson River Line

Estoy en un estado mental de Nueva York
I’m in a New York state of mind

The Cure – Lovesong

He de reconocer que me llevó muuucho tiempo en seleccionar una de las canciones que David ha puesto durante todas estas semanas. Finalmente, elegí una de las que pincho como canción romántica de la semana.

La canción moña en cuestión sonó en Jukebox a finales de Julio en un programa dedicado a los puertos. Esta canción ha sido para mi el lienzo donde pintar muchas noches de verano. Este tema que he elegido de mi gran amigo y compañero es Lovesong por The Cure.

Tenia 15 años cuando me encontré con The Cure por primera vez. Como todo adolescente estaba perdido en una tempestad de emociones que se me echaban encima. En mi mente se libraba un duelo al sol entre mis hormonas y eso a lo que llaman amor. La música de The Cure, es amenazadora y purificadora a partes iguales, dividió mi vida en dos. Antes, yo era un preadolescente con estúpidas ideas en la cabeza y que no tenía idea de quién era. Poco a poco, comenzaba a encontrarme a mí mismo.

The Cure lanzo un exitoso sencillo en forma de Canción de Amor. Todo un himno al romance eterno que capturó el corazón y la imaginación del público que escuchaba la radio y compraba sus discos. He de reconocer que la canción me pareció demasiado simple y directa para The Cure. ¿Una canción de amor llamada «Lovesong»? Hasta ese momento, Smith había envuelto sus sentimientos en referencias literarias y exóticas metáforas. Ahora, al parecer, iba directo a la garganta de su publico.

Una canción, un poema directo y sin rodeos que se te cuela en la piel y te abraza. Tenia 15 años cuando la escuche en una noche de verano…Hoy cuando la escucho, me subo de nuevo a ese barco en la tempestad de los sentidos.

O Sister! – Nowzah

Ya os avisé que el menú musical de hoy iba a ser de lujo. Ahora me toca a mí esa misión imposible que es elegir sólo una canción de entre todas las que han ido sonando en ese viaje alucinante que es CARTAS DESDE ANTES DEL ROCK.

Una sección en la que cada semana ABRAHAM nos demuestra que el ritmo, la marcha, el baile como acto social existían mucho antes de la llegada del rock & roll.

El viaje arrancó en 1950 y cada semana retrocede un año en el calendario. Y cada semana prácticamente le digo a ABRAHAM, “lo tienes difícil para el siguiente año”. Pero no. Llega una nueva entrega de JUKEBOX y ABRAHAM logra sorprenderme y sorprenderos con alguna nueva joya musical que corrobora una vez más el motivo de su sección.

Si esto no es ya de por sí motivo más que suficiente para embarcarse en este viaje cada semana, ABRAHAM también nos ha hecho puentes entre grupos y músicos actuales con canciones, estilos que podrían ser de nuestros abuelos o incluso bisabuelos.

En uno de esos guiños actuales es en el que me detengo yo en mi selección de fin de año. Cuando escuché por primera vez esta canción estaba más que convencido de que se trataba de un grupo de los años 20. Lo único que me intrigaba era saber cómo había conseguido una grabación que sonara tan bien. Tan reciente.

El truco estaba en eso. En que realmente no era un grupo de los 20. Y claro que la grabación suena reciente. Porque es actual. Se trataba de un grupo que canta y toca los instrumentos como si fuera una banda auténtica de los años 20 del siglo pasado. 

Pasada mi perplejidad, llegó el segundo motivo de alucinación. Ese coro femenino que cantaba en perfecto inglés no era ni de Estados Unidos, ni de Inglaterra. Sino de Sevilla. Ahí es cuando mis orejas empezaron a echar humo y mi cerebro se atascó. No entendía nada.

Ni falta que hacía. Sólo necesitaba disfrutar una y otra vez más de este temazo llamado NOWZAH.

Ella Fitzgerald – How High The Moon

Tampoco me ha resultado nada fácil elegir un tema de estas «Cartas desde Antes del Rock» que tanto me han hecho aprender todos estos meses. He de deciros ante todo lo agradecido que estoy, a vosotros, a la música, y a el jefe Readman por haberme dado la oportunidad de hacer realidad esta quimera de perseguir el jazz por la línea del tiempo. A veces embrollado y lioso y a veces más certero, siempre persigo la belleza sin fronteras. Y en mi opinión, he elegido a la artista que simboliza mejor que ninguna otra esa búsqueda más allá de la forma y el sentido, el mismo espíritu de la libertad del jazz. Y de entre los temas que he pinchado de ella, he elegido el que en su día usé para definirla como creadora y no sólo intérprete, como compositora vocal, como genio absoluto de la música. Hay además algo que me fascina de este temazo largo y desarrollado, y es lo cariñosa que Ella se muestra ante el público. Como si nos conociera a todos de toda la vida. Como si la hubiéramos hecho el inmenso favor de dejarla cantarnos unas canciones después de tomar unos vasitos de jerez. Del álbum en directo «Mack The Knife, Ella in Berlin», Ella Fiztgerald y How High The Moon.

The Agapornis – You’re Lost

Aquí viene la canción que he seleccionado de mi propia sección, «New York State of Mind». Muchas semanas llegaba a tus orejas con la clara y simple intención de hacerte bailar…aunque solo fuera ese movimiento del pie arriba y abajo mientras mueves la cabeza adelante y atrás. Sí, muchas de esas semanas te proponía una inyección de adrenalina en forma de notas musicales y voces llenas de energía. Gente como Alice Merton, Courtney Barnett, The Record Company y muchos otros. Por cierto, me he podido dar cuenta de que hay una gran dominancia de voces femeninas en mi sección. Y como casi siempre, los artistas que abordo son sobre todo estadounidenses con concentración en lo que se cuece en la Gran Manzana.

Pero a mediados de septiembre me puse a hacer conexiones entre el Funk de aquí y el Funk que se hace en España hoy en día. Investigando descubrí a una banda de Cádiz que me enamoró a primera oída. Fue tanto el impacto que tuve que contactarles y hablar con ellos directamente. Semanas mas tarde les tenía en mi sección charlando de su música en una entrevista. Venga va… levántate de donde estés y aunque solo sea un pie y la cabeza… baila conmigo otra vez este tema de los Agapornis.

Tracy Chapman – Change

Que 2020 ha sido un año de cambios, creo que nadie lo duda. El mundo se ha puesto patas abajo. Lo que ayer parecía trascendental, hoy no es más que una nimiedad. O un lujo de otra vida.

Los abrazos se han convertido en la nueva utopía. Esperamos con ganas que llegue ese momento en que podamos volver a repartir todos esos abrazos que guardamos en la lista de pendientes. Apúntalos bien. Ya llenaremos 2021 con esos momentos aparcados.

2020 ha traído cambios malos, pero también cambios buenos que no deberíamos olvidar. De repente la muerte la hemos sentido más cerca que nunca. Hemos entendido que el amor también te puede romper el corazón. Motivos más que suficientes para hacerte parar. Pensar. Y cambiar.

Si hay una canción que representa para mí este 2020 es este CHANGE de TRACY CHAPMAN.

Stevie Wonder – Ribbon in the Sky

El abajo firmante declara que este programa es fruto de su imaginación. Estas fueron las primeras palabras de David Readman en Jukebox. La primera canción que pinchó irónicamente nuestro beatlemaniaco de cabecera fue Start Me Up de los Rolling. Desde entonces no ha hecho más que regalarnos temazos y temazos. Alguien dijo de él «dan ganas de que acaben las canciones solo para escuchar sus explicaciones, sus anécdotas, sus reflexiones sobre los temas y la vida».

Conozco a David casi desde antes de ser persona. Me cruzaba con él camino de la estación y me saludaba efusivo desde el otro lado de la acera. A pesar de ser yo un tipo más bien atontado y conflictivo, él se empeñó en ser mi amigo, y lo consiguió. Cualquier cosa que sucede, cualquier noticia, cualquier evento de mayor o menor importancia en mi vida la someto siempre a su criterio, a su lúcida y sensata opinión. Entre otras de verdad épicas aventuras, hemos sido detenidos en París por hacer teatro callejero, hemos revivido juntos el legado de Lorca en los escenarios de media España, hemos agitado el mundo editorial primero con nuestro fanzine «Comemoho Cultural, tu revista cultural»,  y después varias publicaciones de videojuegos y tecnología. Por supuesto, he compartido con él mis primeros pasos en el cine, y juntos vivimos día a día el 15M.

Y hace ocho meses más o menos me ofreció formar parte de esta alucinante aventura que es Jukebox. La primera de estas cartas fue Dinah Washington cantando If I Were a Bell. Y en el resto de programas que han sucedido, igual que en la vida en general, David siempre ha sido como un faro en la tormenta. Algo similar me ha sucedido en mi vida con Stevie Wonder. Siempre ha sido como un  faro, un eterno guía musical al que volver cuando tu corazón está hecho pedazos, cuando saltas de alegría, cuando le preguntas cosas a las estrellas. De entre todos los temas con los que Mister Readman nos ha deleitado a todos he elegido este inigualable Ribbon in The Sky del chico maravilla. 

Por muchos más años en las ondas cibertrónicas con mi capitán Readman y mi camarada el espantador de leones. Arañazos y ronroneos para todas y todos. Nos vemos, el el reflejo de una trompeta cualquiera. 

Buddy Rich – Bugle Call Rag

Para terminar con mi selección…vamos con alguien que no solo es otro héroe sino que además se los inventa y los crea… Abraham, nuestro viajero temporal. 

Te cuento la situación de cómo escucho casi todos los programas de Jukebox. A ver, David lo lanza y lo publica para que esté listo los domingos a primerísima hora…como los churros o el pan. Cada domingo me despierto y desayuno escuchando un nuevo programa recién hecho.

A principios de diciembre y con una tostada en la mano me precipitaba en 1922. Sin necesidad de un DeLorean como maquina del tiempo, Abraham nos daba un paseo por los clubes y las tendencias musicales del momento.

Se trata de Bugle Call Rag versionada por Buddy Rich quien dicta el ritmo a la batería con su banda. Abraham la dedicaba a todos nosotros, los imbéciles amantes de la música del demonio. Pues bien, brindo rompiendo mi jarra por exactamente lo mismo.

Se termina 2020, por fin…Cuando pisemos sobre el 2021 todo seguirá siendo igual. El Sol saldrá con resaca por el Este y todo será una continuación de ayer. Pero qué demonios, celebremos todo lo bueno que esté por llegar… Feliz 2021.

Bjork – Vökuró

A lo largo de este año, ABRAHAM, JUAN y YO hemos dicho numerosas veces, casi nos lo hemos recordado cada semana, que una de las mejores cosas que nos ha pasado a los tres en este 2020 ha sido JUKEBOX.

Gracias a JUKEBOX hemos establecido unos lazos musicales alucinantes. Y hemos reforzado una amistad que ya venía de muy lejos. Ha sido como volver a nuestros orígenes, cuando JUAN pinchaba música en los recreos del Instituto a través de la megafonía del edificio. Una especie de radio pirata que consiguió montar y que sirvió para juntarnos y conocernos mejor los 3. ABRAHAM y yo pasábamos muy a menudo por allí y sugeríamos canciones para que JUAN las pinchara. Y así fuimos descubriéndonos música. Compartiendo vivencias. Dando forma a lo que en mayúsculas llamamos AMISTAD.

JUKEBOX nos ha devuelto ese espíritu de compartir música. Pero no sólo canciones, sino también ese algo más. JUKEBOX me ha permitido reconectar con las emociones que guardamos cada uno.

Por eso, de entre todas las canciones que ha puesto JUAN a lo largo de este año, he seleccionado una canción en islandés de BJORK. Aquel día, JUAN relataba cómo esa canción le había servido de bálsamo en su dolor personal hacía unos años. Con su relato íntimo pero tan cercano, pude verle viajando en el tren aquella mañana que escuchó por primera vez esta canción de cuna tan bella. Pude imaginar cómo se sentía. Y al empezar a sonar la música, fui yo quien empezó a dejar caer mis lágrimas. En un momento de conexión mágico. A miles de kilómetros de distancia, entre Nueva York y Madrid. 

Creo que no hay mejor forma de definir qué es JUKEBOX para mí.

Gracias por estar ahí. Y en nombre de los 3… muy feliz 2021

Esta canción la puedes escuchar en el programa que aparece en el reproductor de abajo

NO PIERDAS
EL RITMO

Recibe gratis las canciones publicadas en playjukebox.com cada semana en tu bandeja de correo

Servicio ofrecido por MailPoet

Billy Joel
Avatar
Seleccionado por
David Readman

Juntaletras o periodista de vocación y fundador de tuexperto.com. Amante de las nuevas tecnologías y melómano empedernido. Es un poco el culpable de crear esto.

Comenta

Canción 1