Buscar
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages
Buscar
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Freedonia – Heaven Bells

Escuchar
concierto

Hacer música es como el arte de la cocina, juntar distintos ingredientes, mezclar los sabores sobre una base y la magia ocurre en una explosión de sonido. Si en una receta musical tenemos como ingredientes principales el góspel, Rhythm & Blues y un toque de Jazz al gusto, tenemos como resultado la música Soul.

Desde su nacimiento en los años 50, la música Soul es la transformación del gospel afroamericano tradicional y el Rhythm & Blues… en una forma de funky secular. La música Soul reflejaba la identidad afroamericana y enfatizaba la importancia de su cultura. El Soul expresaba alto y claro el orgullo de pertenecer a la comunidad negra que revindicaba sus derechos en unas calles llenas de violencia. Como no recordar a James Brown y su tema “Say It Loud, I’m Black & I’m Proud” donde un coro de niños y niñas, nuevas generaciones, repiten la frase de Mr. Brown “Dilo alto, soy negro y estoy orgulloso”.

A medida que el movimiento de derechos civiles organizó manifestaciones cada vez más grandes y aumentó el orgullo afroamericano, la música Soul se convirtió en algo más que música de fiesta para los jóvenes negros: se convirtió en una bandera de unión para el movimiento revolucionario negro. Si bien nunca fue de naturaleza verdaderamente política, el ascenso de la música Soul en las listas de éxitos llegó a representar uno de los primeros éxitos del movimiento por los derechos civiles.

La música Soul también se nos cuela en nuestros corazones y nos habla de amor. Nos secuestra el alma y sacude todos nuestros sentimientos; es cuando nuestro cuerpo tiembla y sientes la emoción de escuchar una historia tan íntima que uno se siente parte de ella. El Soul nos recuerda que somos humanos… es un espejo en el que nos podemos reconocer a nosotros mismos… y aceptar nuestra condición en un cálido abrazo musical que nos envuelve… que incluso a veces… nos hace llorar. Sí, llorar también es algo muy humano.

La música Soul nos ha venido acompañando todos estos años y en su camino ha dejado inmensos artistas… y podría empezar a enumerar una larga lista de nombres que seguro podrías reconocer. Dando un salto mortal en cadeneta en el tiempo nos plantamos en el siglo XXI. Aquí y ahora. Te propongo que escuches a una banda contemporánea llamada Freedonia, una banda que cocina a fuego muy lento temas como este. Heaven Bells.

Una vez más, como hacía en otra entrega de Jukebox, vuelo desde Nueva York a España, concretamente a Madrid, ciudad donde nace Freedonia en 2006. Diez músicos con la increíble voz de Aurora Garcia que posteriormente fue sustituida por Maika Sitte.

Algo muy llamativo de esta banda es que componen de forma colectiva; la idea llega al grupo, la destrozan en pequeños trozos y luego la vuelven a recomponer, y de ahí sale la composición final. La licencia de uso de sus canciones está bajo Creative Commons, de modo que cualquiera puede usar sus canciones siempre y cuando sea sin ánimo de lucro.

El tema que escuchamos pertenece a su primer LP “Freedonia” publicado en 2012. Por cierto, el nombre Freedonia viene de la república independiente que Groucho Marx gobernaba en la película “Sopa de Ganso”. Una república que tiene como pilares la libertad, la creatividad y el humor surrealista. Todo empezó con una especie de quinteto de Jazz que con el paso del tiempo se transformó en una big band de diez componentes.

Un total de 4 Long Plays producidos gracias al crowdfunding y con una filosofía de trabajo bastante fuera de lo común. Por ejemplo, siempre graban en analógico para producir vinilos y licencia Creative Commons dando la espalda y dejando de lado a la SGAE. El objetivo común de esta banda madrileña es tener un control total del proceso creativo con absoluta libertad…como en la Freedonia de Groucho… ¿recuerdas? Creatividad y libertad .

Sin compañía discográfica, ni productores musicales, Freedonia apuesta por un camino absolutamente independiente. Como os decía, esta banda cocina a fuego lento, sin las prisas y la presión de firmas discográficas deseosas de sacar al mercado rápido y mucho.

Esta canción la puedes escuchar en el programa que aparece en el reproductor de abajo

NO PIERDAS
EL RITMO

Recibe gratis las canciones publicadas en playjukebox.com cada semana en tu bandeja de correo

Servicio ofrecido por MailPoet

Artista de la fotografía e Historiador de Artes Visuales. Divide su día a día entre la docencia en distintas universidades y su actividad creativa personal. Vive y trabaja en Nueva York desde donde todas las semanas lanza una canción que se cuela en la exquisita selección musical de Jukebox.

Comenta

Más canciones de este programa

Canción 3