Buscar
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages
Buscar
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Fletcher Henderson – Singin’ The Blues

Escuchar

Hey cats, ¿cómo va la vida en vuestros callejones? ¿Atiborrados hasta el paroxismo con series de todo tipo? ¿Acongojados por acusaciones y agrias perjuras cruzadas de todo tipo? Tengo una solución, un pequeño viaje en el tiempo construido con música y palabras. Eso sí, es un remedio temporal que dura lo que dura nuestra sección, después… bueno después tenéis toooodo el programa de Readman, que cura más que cualquier bálsamo. 

Nuestro año es 1931. El año en el que  Clara Campoamor da el primer paso hacia el sufragio universal en España. El año en el que en China, las inundaciones del río Yangzi, el río amarillo y el gran canal de China causan 4 millones de muertos y 23 millones de damnificados.  El año en el que Salvatore Maranzano es asesinado en Estados Unidos, dando lugar a la formación de las cinco grandes familias de la mafia.
Es el año en el que Chaplin estrena Luces de Ciudad, película que ocupa el puesto número 11 en la lista de las 100 mejores películas´del American Film Institute. 

Tal y como podemos leer en FilaSiete, en su autobiografía Chaplin relata…

Estando en Nueva York en 1927, me dijo un amigo que había presenciado la sincronización del sonido en las películas y predijo que en breve aquello revoluciona­ría toda la industria cinematográfica. No volví a pensar en ello hasta unos meses más tarde, cuando la Warner Bro­thers produjo su primera secuencia hablada. Era una pe­lícula de época (…). Al principio no se sabía nada del con­trol del sonido. Un caballero andante con armadura chi­rriaba de forma semejante al ruido de una serrería; y una simple cena familiar armaba un alboroto parecido al de una hora punta en un restaurante barato. Salí de la sala convencido de que los días del sonoro estaban con­tados. Pero un mes después la M.G.M. produjo The Broad­way Melody, película de largometraje sonora, musical; y aunque no era buena, obtuvo un estupendo éxi­to de taquilla. Así es como empezó; de la noche a la ma­ñana todas las salas empezaron a instalar equipos pa­ra el cine sonoro. Este fue el ocaso del cine mudo.

Pero yo estaba decidido a seguir haciendo películas mu­das, porque creía que había sitio para toda clase de di­versiones. Además, yo era fundamentalmente un mi­mo, y en este género resultaba, sin falsa modestia, un maes­tro. Así que continué con mi producción de otra pe­lícula muda: City Lights”.

No quiero dejar de citar algo a veces ignorado de esta película, y es que en su banda sonora brille especialmente la fabulosa canción la Violetera de José Padilla. Fue el actor Tony Leblanc quien viendo la película, reconoció la canción y corrió a avisar al músico, que enseguida inició los trámites de la demanda. En las ediciones más modernas de la película figuran efectivamente tanto el título de la canción como la del músico español que la compuso. 

Pero, no vamos a escuchar la Violetera. Podríamos, eso sí, escuchar como nos sugiere el maestro Readman «As Time Goes By», o «All of Me» ambas compuestas en 1931. Pero no. Vamos a escuchar al asombroso Fletcher Henderson interpretando Singin’ The Blues, que es una composición de 1931. ¿Por qué esta elección, con tan gloriosos temas de ese año? Pues porque, queridos cats, no me perdonaría jamás no compartir con vosotros un tema que suena así. 

Esta canción la puedes escuchar en el programa que aparece en el reproductor de abajo

NO PIERDAS
EL RITMO

Recibe gratis las canciones publicadas en playjukebox.com cada semana en tu bandeja de correo

Servicio ofrecido por MailPoet

Abraham López Guerrero
Seleccionado por
Abraham López Guerrero

Abraham López Guerrero hace películas de dibujos animados y ostenta varios títulos internacionales al peor trompetista vivo.

Comenta

Más canciones de este programa

Canción 7